domingo, 2 de octubre de 2016

Amanecer en la playa



El cuarto día de las vacaciones el señor cohete y yo decidimos despertamos a las 7:15 de la mañana para ver el amanecer... ERROR, al asomarnos por la terraza el Sol había asomado ya, pero no pasó nada, estábamos de vacaciones, volvimos a la cama hasta la hora del desayuno.
Último día: esta vez no dejamos que Google nos engañara, así que a una hora que debería ser pecado despertarse, las 6:30, ahí estábamos los dos vistiéndonos para ir a la playa, subir a la silla del señor socorrista y ver este maravilloso acto de la naturaleza que os dejo aquí... Espero que os guste y que disfrutéis, al menos, la mitad de lo que yo lo hice.
Porque no dejamos de oír que disfrutemos de cada día como si fuese el ultimo. Para el señor cohete y para mí era nuestro último día de vacaciones... Se acabaron los baños de burbujas, el andar prácticamente descalzos todo el día, el calor jugoso del Mediterráneo, comer hasta hartarnos, andar, andar mucho, ir sin prisas, el sonido de las olas... Así que ya que el cuarto día no pudo ser cómo habéis leído, el último fue, e hizo que ese día fuese menos amargo, porque aun que disfrutes de todos como si fuese el ultimo, este si lo era, y no nos vamos a engañar, es amargo, no quieres que acabe y cuesta, cuesta volver a la realidad.
¡Feliz Domingo!















No hay comentarios:

Publicar un comentario